Blog
La Salud, en armonia y equilibrio

LA SALUD, EN ARMONIA Y EQUILIBRIO

Los seres humanos somos un conjunto de sistemas y subsistemas que funcionan en armonía cada día sin que nos demos cuenta de ello. Respiramos inconsciente e involuntariamente y nuestro corazón late de la misma manera, y nuestro sistema digestivo trabaja cada día para proporcionarnos los nutrientes que necesitamos para realizar las actividades diarias. Todo esto ocurre en nuestro cuerpo a la vez que estamos inmersos en una rutina de trabajo, con nuestros hijos, amigos, etc. Nuestro organismo suele funcionar de manera armónica y equilibrada, no obstante hay ocasiones en las que por factores externos y/o internos, dicho equilibrio se ve afectado.

Vivimos muchas veces a las carreras, nos saltamos una que otra comida en el día, dormimos pocas horas, hacemos poco ejercicio y eventualmente estos hábitos empiezan a hacer mella en nuestra salud. Estos son factores que también aceleran el proceso de envejecimiento de nuestro cuerpo, haciendo que sus signos aparezcan más pronto de lo esperado. Como resultado de ello emergen modificaciones morfológicas y fisiológicas que afectan nuestro cuerpo en general, tanto a nivel interno como externo.

Así pues, cabe mencionar que existen diferentes teorías acerca de las causas del envejecimiento y las dificultades de salud que estas acarrean. La teoría de los radicales libres señala que con el tiempo el oxigeno en nuestro cuerpo se convierte en un agente toxico que limita la duración de las células y como consecuencia hace que envejezcamos. La teoría del gasto metabólico afirma que envejecemos puesto que nuestra capacidad metabólica se ve mermada con los años. La teoría del colágeno dice que al disminuir la cantidad de esta sustancia en nuestro cuerpo, perdemos elasticidad en la piel y entonces aparecen las arrugas. En resumen con el paso del tiempo experimentamos cierto deterioro en nuestra salud, presentándose así enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, problemas articulares y deterioro cerebral.

Dicho esto, lo importante es cuanto podemos hacer por nuestro propio cuerpo, para que se mantenga en armonía y equilibrio aun con el paso de los años. La clave está en dedicar un espacio de tiempo, a pesar de nuestras apretadas agendas, para que los sistemas del organismo se regeneren y auto-regulen sin que sea necesario que aparezcan síntomas como dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbagos, etc., como señal de que no estamos funcionando del todo bien.

La quiropráctica resulta ser una excelente alternativa para alcanzar dicho objetivo y proporcionar a nuestro cuerpo el cuidado que necesita. A través de la quiropráctica nuestro cuerpo logra funcionar adecuadamente, tanto a nivel mecánico como a nivel profundo, haciendo posible mejorar nuestra calidad de vida en el presente y favorecer nuestra salud para el futuro.

Recuerda, tu salud depende de ti.